Contacto
Compartir
Coachfinder
Contacto
Compartir
Shop
Inicio de página

Investigación y control del éxito 

Las palabras tienen un efecto muy preciso, también en las negaciones

Wegner, D. e. (May 1998). The Putt and the Pendulum: Ironic Effects of mental Control of Action. Psychological Science, vol. 9 Nº 3, págs. 196 - 201.

En el marco de su investigación, Daniel Wegner se ocupó del efecto “Bahnung” que generan las negaciones en el lenguaje. Este psicólogo social canadiense les pidió a los sujetos a prueba que sostuvieran un péndulo, dándole instrucciones a un  grupo para que mantuvieran el péndulo quieto, mientras que a los del otro grupo les dijo que este no debía oscilar hacia un lado… 

En el ámbito de la psicología del deporte, este efecto es conocido desde hace tiempo y es usado de forma selectiva durante el entrenamiento mental destinado a la preparación de una competición deportiva. Asimismo, en el campo de la hipnosis, los terapeutas utilizan el efecto “Bahnung” de las palabras para lograr el bienestar de sus pacientes y clientes. Así, por ejemplo, el hipnoterapeuta o hipnoasesor, una vez tienen a su paciente en lo más profundo del trance, vinculan siempre la palabra “tranquilo” a la visión o concepto de tratamiento dental, consiguiéndose así que estas personas lo conciban como una experiencia relajante y abran el camino hacia una red asociativa  en la que se ha almacenado toda la información relacionada con la visita al dentista. 

Del mismo modo, el uso de las negaciones en el lenguaje tiene un efecto “Bahnung”, tal como demostró el experimento llevado a cabo bajo la dirección del psicólogo social canadiense Daniel Wegner, en el que se les pidió a las personas a prueba que sostuvieran un péndulo. A uno de los grupos se le encomendó la tarea verbal de mantener el péndulo quieto mientras que al otro se le advirtió que el péndulo no debía oscilar lateralmente. Aparentemente, a una persona le cuesta bastante mantener un péndulo completamente quieto con una sola mano, pero en el grupo que recibió la orden de “no puede haber oscilaciones” el péndulo osciló a un lado y al otro mucho más que en el grupo que recibió la orden de “mantenerlo quieto”, donde solo se produjeron ligeros movimientos. Lo que sucede sencillamente es que la palabra “oscilación” se vincula en la mente humana  a “movimiento”,  se incluya o no la negación, mientras que la palabra “quieto” hace que la mano sostenga el péndulo verticalmente (Wegner, 1998). Sobre este fenómeno, Daniel Wegner publicó también un interesante libro titulado Die Spirale im Kopf: von der Hartnäckigkeit unerwünschter Gedanken - die Psychologie der mentalen Kontrolle (Wegner D., 1995). (Las espirales de nuestro cerebro: sobre la persistencia de las ideas indeseadas y la psicología del control mental)